En los jardines humanos – Violeta Parra

En los jardines humanos
que adornan toda la tierra
pretendo de hacer un ramo
de amor y condescendencia,
pretendo de hacer un ramo
de amor y condescendencia,
de amor y condescendencia.
 
Es una barca de amores
que va remolcando mi alma
y va anidando en los puertos
como una paloma blanca,
y va anidando en los puertos
como una paloma blanca,
como una paloma blanca.
 
Permiso para cortar
la flor del comprendimiento,
la yerba de la esperanza,
la hojita del sentimiento,
la yerba de la esperanza,
la hojita del sentimiento,
la hojita del sentimiento.
 
Es una barca de amores...
 
En el centro de mi ramo
la rosa del corazón,
el árbol más amistoso
y el fruto de la pasión,
el árbol más amistoso
y el fruto de la pasión,
y el fruto de la pasión.
 
Es una barca de amores...

Paloma ausente – Violeta Parra

Cinco noches que lloro
por los caminos,
cinco cartas escritas
se llevó el viento,
cinco pañuelos negros
son los testigos
de los cinco dolores
que llevo adentro.
 
Paloma ausente,
blanca paloma,
rosa naciente.
 
Paso lunas enteras
mirando al cielo
con un solo deseo
en el pensamiento:
que no descienda herida
mi palomita,
la que viene fundida
a los elementos.
 
Dice un papel escrito
con tinta verde
que teniendo paciencia
todo se alcanza.
Una que bien la tuvo
salió bailando
de su jardín al arco
de las alianzas.
 
Una jaula del aire
viene bajando
con todos sus barrotes
de calamina.
Todos los pajarillos
vienen trinando,
sin embargo, distingo
a mi golondrina.
 
Voy a ponerme un traje
de mariposa
mañana cuando llegue
mi palomita,
en los dedos banderas
de tres colores
y en las pestañas miles
de candelillas.