Dí por qué – Francisco Gabilondo Soler

Di por qué,
dime, abuelita,
di por qué
eres viejita.
 
Di por qué
sobre las camas
ya no te gusta brincar.
 
Di por qué
usas los lentes
di por qué
no tienes dientes.
 
Di por qué
son tus cabellos
como la espuma del mar.
 
Micifú
siempre está
junto al calor,
igual que tú.
 
Di por qué
frente al ropero,
donde hay
tantos retratos,
 
di por qué
lloras a ratos,
dime, abuelita, por qué.