Al día – Y. J. Hall

Oh día que comienzas silencioso
con tanta luz que alumbra tanta calma,
guárdate para un día más dichoso
en el que tenga ya curada el alma.
 
Lento voy a tu luz y siento hermoso
el paisaje de vida y buena suerte
que en vano el sol derrama, generoso,
para el alma que mira y está inerte.
 
Deja a la noche continuar su abrazo
que en dulce intimidad calló mi mente
para llevarme a ti, que eras futuro.
 
Y ahora presente y, sin motivos, duro:
quédate allá en el tiempo del Oriente
o apura el oro triste de tu ocaso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s